viernes, 21 de octubre de 2016

BTT Camino de Santiago Zubiri-Olloqui

  • Vuelta circular por el Paisaje protegido de Elía y el Camino de Santiago desde el Alto de Erro hasta Olloqui, en las afueras de Pamplona
  • Teresa y Juanjo
  • Distancia: 44,16 km
  • Desnivel acumulado: 1196 mt
  • Tiempo: 5 h 30' + 2 horas parados
  • 11 de octubre de 2016
Tercer día del puente pilarico. En esta ocasión dormimos en la furgo en la plaza de Larrasoaña, junto al albergue de peregrinos. La noche fue fresca y tranquila, amaneciendo con 3º C, pero con un sol espléndido.
Subimos a Zubiri a almorzar porque en Larrasoaña no había nada y, luego viajamos 10' hasta Olloqui donde dejamos la furgo e iniciamos la excursión.
Salimos sobre las 9h 45' de la mañana por un camino ascendente en las laderas de San Miguel (por cierto, un ángel bastante querido por estas tierras) y pasamos por Alzuza donde tiene un atrevido Museo el escultor Jorge Oteiza y llegamos a Elcano, bonito pueblo, donde NO nació Juan Sebastián, que nació en Guetaria, pero con unas casas solariegas que nos llamaron la atención.
De allí, por una carretera secundaria, a Elía, donde comienza el paisaje protegido con una interesante muestra de flora y fauna típica de terrenos de transición entre el Prepirineo y la cuenca de Pamplona.
Nada más pasar el pueblo el camino se endurece, el piso está bastante bacheado por las vacas, las lluvias, los todoterrenos... y empinado, porque se empina de verdad y nos cuesta avanzar. 
Llegamos al alto de  Lacarri después de 2h 30' de muy, muy dura ascensión, con ganas de descansar y tomar energía (frutos secos, plátano y barrita) para enfilar una divertida bajada por la cara norte, entre hayas y robles hasta llegar al cuello Beltzunegui.
En Errea, sobre las 13h 15', descansamos un rato y encaramos la última subida fuerte del día, o eso creíamos, por buen camino, aunque bastante empinado y llegamos al cordal de Otxokorena, Aldarri y demás,  divisoria de aguas del valle del río Erro y el valle del río Ulzama, por donde, en teoría, pasan todas las palomas torcaces que migran a la península en busca de calorcito.
Allí vimos apostados no menos de 15 puestos de palomeros, esperando a la dulce paloma. Algún disparo escuchamos, pero, pocos. Las palomas no estaban por la labor. 
Después en un sube y baja, baja y sube, tira paquí y tira pallá, llegamos al alto de Erro y enlazamos con el camino de Santiago que viene de Roncesvalles.
Ciertamente es un cammino de peregrinos, muchos, pero que muchos, no hicimos otra cosa que adelantar y adelantar pilgrim's todo el rato, los había catalanes, coreanos, australianos... hasta chinos!!!
La senda que baja hasta Zubiri es muy divertida para la bici, en continuo descenso, sinuosa, revirada y rápida, una gozada.
En Zubiri, eran ya las 15 h, tocaba bocata de jamón y cerveza peregrina adobada con una mezcla de abundantes pilgrim's de aquí para allá.
El camino de Santiago hasta Pamplona es una sucesión de sendas estrechas que atraviesan varios pueblecitos pequeños, pero muy arreglados, en un continuo vaivén, de arriba para abajo, sin mucho desnivel, pero que, después de todo el día pedaleando, cansan de verdad.
El camino desemboca, antes de llegar a Pamplona, en el Parque Fluvial de Esteribar, enlazando los ríos Ulzama, Arga y Elorz. Lo cual hace muy agradable el último tramo hasta llegar a Olloqui, eran las 17h 15'.

El track de la ruta:

Mapa del recorrido

Larrasoaña
Nuestro tranquilo lugar de pernocta en la furgo

Olloqui
Bonita casona abandonada y medio en ruinas. ¡Una lástima!

Museo de Jorge Oteiza en Alzuza
Oteiza es un escultor vasco, figura clave de la vanguardia de la década de los cincuenta. El edificio fue diseñado por Francisco Sáenz de Oiza y responde al propósito de sencillez perseguido por el arquitecto, preocupado por armonizar el equilibrio entre contenido y continente. El museo se erige sobre la ladera sur de Alzuza como un cubo de hormigón teñido de rojo, coronado por tres lucernarios prismáticos de grandes dimensiones. Su interior destaca por la sucesión de diferentes espacios que se descubren por las diferentes entradas de luz del Museo
La vivienda original del artista, definida ahora como Casa-taller está comunicada con el Museo a través de una galería vidriada que interrelaciona estos dos espacios, conservando la fachada y la estructura interior de la vivienda como testimonios de los años en los que Oteiza vivió en esta localidad. La comunicación de estas dos estructuras arquitectónicas se produce de manera armoniosa, que deja a la vista un pequeño patio, que recoge la memoria del primitivo taller del escultor.


Llegando a Elcano, pueblo cercano a Pamplona con numerosas casas solariegas y palacios que reuerdan el esplendor de otras épocas
Iglesia de la Purificación, iglesia parroquial de Elcano, construida en estilo gótico del s XIV, destaca su ábside poligonal

Elia
Aunque el origen de la población fuera ganadero y agrícola y de estos menesteres vivían sus vecinos, con la jubilación de su último pastor, hace ya más de veinte años, lo que antes era un lugar de trabajo, ha pasado ahora a serlo de residencia.

El lavadero de Elia Este concejo dispone de un lavadero algo abandonado y que requiere una merecida restauración. Construido  allá por los años cuarenta y fue la envidia de ls poblaciones lejanas lo que llevó a establecer qué dçia lavaba cada pueblo.

Paisaje Protegido de Elía
Hay una interesante muestra de flora y fauna típica de terrenos de transición entre el Prepirineo y la cuenca de Pamplona. Actualmente domina el bosque de coníferas que crecen en terrenos erosionables del flysch, no obstante los cultivos, pastizales y matorrales continuan siendo elementos indispensables para la conservación del paisaje y la biodiversidad

El camino está bastante bacheado por las vacas, las lluvias, los todoterrenos... y empinado de verdad.

Colchicum montanum, quitameriendas
es una pequeña planta bulbosa, ampliamente endémica de la península Ibérica. Es una de las especies más abundantes de los tierras de pastos de las ovejas y en las rutas usadas por los rebaños. Suele florecer en bordes de caminos y sitios secos y pedregosos en prados de montaña.
Su nombre hace referencia a la estación que florece en otoño:
Una se refieren a cuando las tardes se empiezan a hacer más cortas, y se entiende, que antiguamente, cuando nos regíamos por las horas de luz solar, se suprimía una de las comidas diarias, la merienda, ya que se adelantaba bastante la cena, de acuerdo con la caída del sol.
Otras hacen referencia a que, cuando empezaban a asomar, los pastores debían prepararse para marcharse a la trashumancia.
Llegamos al alto de Lacarri y enfilamos una divertida bajada por la cara norte, entre hayas y robles hasta llegar al cuello Beltzunegui.

Bajada muy umbriosa y embarrada

Merecido descanso en Erreaga
Cordal de Otxokorena, Aldarri y demás, divisoria de aguas del valle del río Erro y el valle del río Ulzama, por donde, en teoría, pasan todas las palomas torcaces que migran a la península en busca de calorcito.
Allí vimos apostados no menos de 15 puestos de palomeros, esperando a la dulce paloma. Algún disparo escuchamos, pero, pocos. Las palomas no estaban por la labor.



Tanto susto llevaba en el cuerpo que al final se cayó a un zarzal.. (literalmente)

Camino de Santiago, tramo de Alto de Erro a Zubiri. Un descenso de 300 mt en 3 km, sinuoso, revirado y divertido, lleno de Pilgrim's que lo hacían más atractivo

ZubiriSituada a mitad de camino entre Orreaga/Roncesvalles y Pamplona, encontramos esta localidad, parada obligatoria en el Camino de Santiago Francés. Rodeada de un bello paisaje, Zubiri es la capital del valle de Esteribar y una de las localidades más pobladas de la zona. Aunque el pueblo se ha transformado recientemente, conserva alguna casa característica del siglo XVIII.
El puente de la Rabia
Es el puente medieval que salva el curso del río Arga. Ha sido testigo hasta hace unos años de una singular tradición: se obligaba a los animales a pasar alrededor de su pilar central para evitar la rabia, pues según cuenta la leyenda ostenta ese poder sobrenatural.
Hace 23 años pasábamos por aquí y tuvimos que echar las bicis al río (literalmente) porque no andaban ni patrás de tanto barro que llevábamos
El camino de Santiago hasta Pamplona es una sucesión de sendas estrechas que atraviesan varios pueblecitos pequeños, pero muy arreglados, en un continuo vaivén, de arriba para abajo, sin mucho desnivel, pero que, después de todo el día pedaleando, cansan de verdad.

Ahora hacia arriba, más adelante, hacia abajo... ¡Un sinvivir!

Un tramo de la senda recorre las orillas y sotos del río Arga, ya tranquilo y sosegado.

Ya tocaba descanso. En esta sombreta se estaba muy a gustito

Este pilgrim no se ha enterado que a Santiago se va hacia el otro lado

En el puente de Irotz da comienzo el Parque fluvial del entorno urbano de Pamplona
Crucero de Arleta, donde dejamos el camino de Santiago y acabamos nuestra etapa

Colorín, colorado...




Si quieres ver todas las fotos: PINCHA AQUÍ









martes, 18 de octubre de 2016

BTT Sierra de Aralar

  • Vuelta circular por la Sierra de Urbasa
  • Teresa y Juanjo
  • Distancia: 48,24 km
  • Desnivel acumulado: 1286 mt
  • Tiempo: 5 horas + 2 horas parados
  • 9 de octubre de 2016
Segundo día de "vacaciones" del Pilar. Hemos dormido en el camping de Lekunberri,  23 años después de una Vuelta por Navarra que hicimos en bicicleta, en Sanfermines, en compañía de Luis, Belén, Jesús Lander, Carmen... pero esta vez solos .
Salimos después de desayunar un café con leche calentito y tostadas. Comenzamos ruta por la carretera, tranquilos, con solecito y subiendo poco a poco. Visitamos pequeños pueblos que nos encontramos, Alli, Astitz, Oderitz con cuidados y nobles caserones. 
En Madotz tomamos un camino asfaltado y muy empinado, después sigue empinado, estrecho y embarrado, tanto que vamos todo el rato andando hasta llegar a los  llanos de Fagopeko Iturria  donde encontramos un grupo de excursionistas que han debido pasar delante de nosotros pues el camino estaba muy pisado, tanto por gente como por vacas. 
Bicicleteamos contentos porque el camino es bueno y el día soleado. Pero...¡Qué poco dura la alegría en casa del pobre! Entramos en el bosque y la senda solo se intuye en el "cacharrín", sube, sube, sube, bosque de hayas, barro, simas cubiertas de hojas, sube, sube, bicicleta compañera de mano.....y así hasta que se abre el bosque y aparece San Miguel y las antenas por las que nos parecía que no teníamos que pasar por la mañana pues estaban casi en el más allá. 
Visitamos la ermita y nos tomamos un buen bocata de tortilla y lomo que nos hace olvidar la subida.
Salimos de nuevo y tomamos el camino de San Miguel que mejora notablemente, nada que ver con el de la mañana, buen camino, buena temperatura hasta llegar al alto de Errenaga: lomas verdes, caballos, ovejas, y un subeybaja suave por el que vamos disfrutando toda la tarde, solo nos encontramos a dos personas. 
Una muy buena bajada al final y terminamos en la carretera porque nos pasamos el desvío del camino y para retomarlo teníamos que volver a subir un trozo... y ya teníamos bastante. Al final de la carretera llegamos a un pueblo con un nombre que dedicamos a Nico: BARAIBAR, en el que parece ser que se puede tomar una cosa de esas que sudan por fuera y refrescan por dentro,  pero doble y, además,  escrito como a él le gusta, sin H.
Tomamos un camino que nos lleva a Lekunberri, una  ducha en el camping y a otra cosa mariposa.
Muy buen día  y totalmente recomendable para los que quieran bicicletear en silencio y paz.

Track de la ruta:



Molino de Alli
Viejo  molino situado junto a un salto de agua del río Larraun. Es un edificio de piedra con tejado a dos aguas y planta rectangular. Está situado entre los concejos de Alli e Iribas

Caserón noble en Alli

Lekunberri

Llama la atención que muchas de las casas tienen un rampa al piso superior parar acceder a él con carros y carretas y almacenar el forraje

Colchicum autumnale, azafrán silvestre
Es una planta herbácea anual con cormo que alcanza de 10 a 30 cm de altura. Las hojas son lanceoladas de color verde oscuro y terminan en punta y son envolventes en su base. La flor es de color rosa lila y se parece al azafrán, pero tiene seis estambres. Se usa como antiinflamatorio y para tratamiento de las crisis de gota
Salimos de Madotz por un buen y empinado camino, pero

... pronto se convirtió en un empinado y mal camino. ¡Un infierno de piedras y barro!

Bicicleta a rastras y a descansar de vez en cuando

Traspasando una cerca para vacas

En Fagopako Iturria el valle se abre y ya se bicicletea bien, a gusto

Al fondo se ven las antenas de Artxueta, adonde, casi, casi, debíamos llegar

Poco a poco nos vamos acercando

¡Que  no se escapen las vacas!

Perdidos y bien perdidos... ¡Menos mal que llevamos cacharrín que nos saca de todo los entuertos!

Barrizales... ¡Y eso que no había llovido en todo el verano!

Hayas fabulosas y sendas fantásticas para pedalear

Llegando ya a San Miguel, cerquita de las antenas
San Miguel de Aralar
San Miguel in Excelsis, es un Santuario con más de mil años de historia, levantado en la sierra de Aralar, junto a la cima del monte Artxueta, desde el que se puede disfrutar de una impresionante panorámica. En su interior le espera un retablo románico, obra cumbre de la esmaltería europea. El lugar le hablará de la leyenda del dragón y Teodosio de Goñi, del pasado carolingio, de los remotos tiempos de dólmenes que hoy surgen diseminados entre campas y preciosos bosques de hayas.
San Miguel de Aralar
El Retablo de Aralar
 El Santuario es conocido en medio mundo por este retablol , una obra de arte de 2 metros de longitud por 1,14 de altura que preside el presbiterio del templo. Esta obra maestra del arte románico es un frontal de esmaltes y cristal de roca de principios del siglo XII. El Retablo fue robado por el famoso ladrón de obras de arte Eric "El Belga" en 1979. Entre los años 1981 y 1985 se recuperaron 16 de los 18 medallones robados y 191 piedras preciosas de las 286 sustraídas, y tras su restauración, volvió al Santuario en 1991.

Leyenda de Teodosio de Goñi
Se cuenta que en el valle navarro de Goñi vivía en el siglo VIII don Teodosio, señor de la comarca. A su vuelta de la guerra con los árabes, se encontró en el camino con un diablo disfrazado de ermitaño, quien le contó que su mujer le había estado engañando con un criado. Al llegar a casa, Teodosio atravesó con su espada a la pareja que yacía en su cama, sin percatarse de que eran sus padres. Como penitencia, el papa le condenó a caminar por los montes cargando una cruz y atado con unas cadenas hasta que éstas se rompieran. Vagando por la Sierra de Aralar, un día se le apareció un dragón y Teodosio invocó a San Miguel, que mató a la bestia y lo liberó de sus cadenas. Allí mismo, Teodosio erigió el santuario en el que se guardan las cadenas y se venera la reliquia de San Miguel.




Después de comer tomamos el camino de San Miguel, muy trazado y con buen piso

Las hayas lo inundan todo

¡A cascala! ¡Ya no puedo más!...
Agradable descanso de la guerrera

En la Sierra de Aralar hay multitud de simas características del paisaje kárstico

Ascendiendo al alto de Errenaga

La vista desde el alto son praderas y praderas de lomas suaves con un camino perfecto para dar pedales...

... salpicadas con numerosos rebaños de esa oveja lacha tan característica de Navarra y que tan buenos quesos produce

Una gozada de descenso

La balsa de Urdaneta

Bonita estampa


También muchos caballos

Y éste el pueblo preferido de Nico, seguro


Para ver todas las fotos: PINCHA AQUÍ